Centro de Innovación y Desarrollo Docente

A mediados del 2012, al alero del Departamento de Desarrollo y Calidad, nace el Centro de Innovación y Desarrollo Docente (CIDOC) como la unidad encargada del desarrollo, evaluación e innovación de la docencia en Arcos. A través de esta iniciativa se garantiza la formación y mejora continua por medio de planes periódicos y recurrentes, alineados con el Modelo Educativo y capaces de integrar las necesidades y desafíos emergentes del quehacer docente. La preocupación fundamental que mueve y orienta al CIDOC está centrada en generar aprendizajes de calidad en nuestros estudiantes.

Nuestro modelo educativo considera que el ser humano, a lo largo de su vida, acumula y cultiva singulares experiencias, saberes y talentos; y que una apertura permanente al aprendizaje posibilita su transformación y la ampliación de sus capacidades y habilidades, para estar y actuar en el mundo. Educar es transformar. Aprender es apropiarnos del ser que somos y, en compromiso con el otro y con el mundo, proyectarlo hacia la creación de un futuro significativo.
Nos proponemos el fortalecimiento, desarrollo y mejoramiento permanente de las prácticas pedagógicas docentes en un contexto de diversidad de sujetos que aprenden en el aula y fuera de ella.

Con el propósito de mejorar el desempeño del aprendizaje en el aula orientamos nuestras acciones en tres ejes que se retroalimentan y coordinan entre sí.

¿Por qué?

Asumimos el compromiso de garantizar una experiencia educativa significativa, que facilite y potencie la transformación y despliegue fluido y con sentido de nuestros estudiantes en los mundos profesionales en los que se desenvuelven.

Buscamos proporcionarles a nuestros estudiantes una experiencia de aprendizaje que les abra nuevas posibilidades de ser y hacer en el mundo. Nuestra preocupación fundamental está centrada en generar en ellos aprendizajes de calidad .

¿Cómo?

Nos proponemos el fortalecimiento, desarrollo y mejoramiento permanente de las prácticas pedagógicas docentes en un contexto de diversidad de seres humanos que aprenden en el aula y fuera de ella.

Acompañamos a nuestros docentes en el proceso que nos reúne y convoca: Aprender. El proceso de aprendizaje de los estudiantes es el proceso fundamental de nuestro quehacer. Diseñamos, desarrollamos y evaluamos acciones que buscan el mejoramiento continuo de las prácticas docentes en función del impacto que estas tengan en el mejoramiento de los procesos de aprendizaje de nuestros estudiantes . Buscamos aprender a enseñar para que nuestros estudiantes aprendan.

¿Qué nos inspira?

Nuestro modelo educativo considera que el ser humano, a lo largo de su vida, acumula y cultiva singulares experiencias, saberes y talentos; y que una apertura permanente al aprendizaje posibilita su transformación y la ampliación de sus capacidades y habilidades, para estar y actuar en el mundo. Educar es transformar. Aprender es apropiarnos del ser que somos y, en compromiso con el otro y con el mundo, proyectarlo hacia la creación de un futuro significativo. Transformar su pasión en una profesión con futuro.